Los ciberataques en el comercio online aumentan en 2019 - Beople
59074
post-template-default,single,single-post,postid-59074,single-format-standard,qode-core-1.2,ajax_fade,page_not_loaded,,pitch-ver-1.9, vertical_menu_with_scroll,smooth_scroll,side_menu_slide_from_right,grid_1300,blog_installed,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

Los ciberataques en el comercio online aumentan en 2019

En estas fechas y en pleno siglo XXI comprar on line está a la orden del día. Aparentemente puede ser algo sencillo y que se resume en tres pasos; elegir, pagar y esperar a que llegue la mercancía, pero la logística que ello conlleva es mucho más compleja de lo que es cliente pueda percibir.

Concretamente, en el último de esos tres pasos, la espera a que llegue la mercancía, puede truncarse por diferentes motivos y uno de ellos es el ciberataque a las empresas de transportes. Según el informe de IBM X-Force Threat Intelligence Index de 2019, a lo largo de este año, los viajes y el transporte han sido la segunda industria más atacada por cibercriminales.

Se trata de un sector muy delicado porque las innovaciones tecnológicas facilitan las operaciones y conecta a los usuarios con proveedores externos con quienes comparten datos sensibles de pago y direcciones.

Además, en épocas de tanto consumo como las del pasado fin de semana, en el que se ha celebrado el puente de la Constitución en España, o las próximas semanas en las que las compras se disparan, los hackers aumentan su rastreo a víctimas potenciales de estafa.

Mejor humor, más vulnerables

Pero el riego de ciberataque no se queda solo en las empresas de transporte, sino que también se fijan en la estafa al propio cliente que compra, robando números de cuenta bancaria con páginas trampa, por ejemplo.

Además, estar de vacaciones, descansado y contento puede hacerte más vulnerable a los ataques, especialmente al phishing, el fraude de páginas web clonadas que tiene como objetivo conseguir los datos de los usuarios, suplantar su identidad y acceder a información tan sensible como las cuentas bancarias. Los cibercriminales engañan a la víctima para que introduzca sus credenciales de inicio de sesión en un formulario fraudulento, al que el usuario ha accedido al clicar en un enlace enviado a través de correo electrónico, redes sociales o aplicaciones de mensajería instantánea.

Según publica El País, quienes están felices y no estresados tienen más probabilidad de clicar en enlaces maliciosos: la serotonina y la dopamina, hormonas asociadas a los sentimientos positivos, pueden conducir a comportamientos más arriesgados. Sin embargo, el cortisol, la hormona asociada al estrés, aumenta la vigilancia y hace que sea más fácil detectar un engaño. Podríamos decir entonces que las hormonas asociadas a los estados de ánimo positivos nos hacen más descuidados y, por tanto, menos propensos a comprobar si el destinatario de los correos es fiable o si la url a la que hemos accedido para poner nuestros datos bancarios es auténtica.

beople